TUTO – Las claves para preservar la batería de su teléfono

La batería de nuestro teléfono inteligente está cada vez más solicitada por las aplicaciones, que exigen más energía cada día. En lugar de andar corriendo como locos por todas partes buscando un enchufe al que conectar a nuestro compañero, es preferible adoptar buenas prácticas para prolongar su vida útil.

Optimizar la carga

La memoria de las baterías de níquel no está de moda ahora que reina la batería de iones de litio, la cual requiere cargarse con mucha mayor frecuencia. De hecho, para este tipo de dispositivo es mejor mantener un nivel en torno al 50 % de carga, para garantizar la longevidad de una batería expuesta a continuas cargas y descargas completas. ¿Nos gustaría a nosotros encadenar a perpetuidad períodos de hambre famélica con festines descomunales? ¡Seguro que no! Detener la carga justo antes de llegar al 100 % es también un pequeño truco que evita sobrecalentamientos y riesgos de degradación.

Controlar el consumo de la pantalla

El brillo de la pantalla es un gran consumidor de energía, así que empecemos por desactivar el ajuste automático. Esto es especialmente cierto ahora que los fabricantes compiten con células ultraluminosas de tipo AMOLED o Quad-HD. Igualmente, tratemos de evitar el blanco para la personalización (salvo en la boda, obviamente). Los colores oscuros son en realidad menos costosos en términos energéticos…

El modo nocturno puede ser de gran ayuda para que la batería conserve al máximo su autonomía al ponerse el sol. Por último, evitemos activar procesos con fondos de pantalla animados sin verdadero valor añadido y reduzcamos el tiempo de retroiluminación de la pantalla.

Domesticar la red

En lo que respecta a la red, desactivemos hoy mismo la sincronización automática de las aplicaciones, ¡supone un elevado consumo! El ansia de la conexión de red, multiplicado por la sincronización incesante, es una fuente de problemas que hay que castigar sin pudor. Obviamente, no debemos olvidar efectuar las actualizaciones nosotros mismos.

Puede que nos encontramos atrapados en una misión para el MI6 en el pleno desierto del Sahara, así que administremos las conexiones WiFi, Bluetooth, GPS y NFC inteligentemente, activando/desactivando con criterio las funciones adecuadas. Separemos, por ejemplo, WiFi y datos móviles, o desactivemos la función de Asistencia para WiFi en el iPhone 6.

No dejemos de lado tampoco las florecientes aplicaciones de optimización de la batería, como Doze en Android, o los modos de ahorro de los fabricantes, como Sony Stamina o Samsung Ultra Power Saving.

Congelar el teléfono

Nuestro Samsung, SonyiPhone 6, aunque sea nuestro más fiel compañero, es un ser hecho de metal, cristal y coltán (entre otras cosas), es decir, le gusta el frío. Cuanto más alta es la temperatura ambiente, más se agota la vida de la batería de modo natural. Así que hay que evitar al máximo dejar que se broncee junto a la piscina o que se cueza en el salpicadero del Batmóvil. También es preferible recargarlo por cable en lugar de usar los nuevos sistemas inalámbricos, que generan calor residual. Si hay que sustituir la batería, optemos por el mismo modelo y marca de la original. Un último punto: desinstalemos sin dudarlo las aplicaciones que no usamos, para evitar problemas a nivel de configuración. Y finalmente, evitemos el modo de vibración.

Por lógica, una batería de iones de litio dura de tres a cinco años. Existe una gran probabilidad de que cambiemos de teléfono mientras tanto. De todos modos, nosotros estamos dispuestos a tratar con amor nuestra batería ¡y a batir el récord mundial de autonomía!

 

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.