¿Necesitas algún truco para mejorar la autonomía de tu smartphone Android?

Los smartphones actuales son unos glotones con la energía. Sin embargo, las baterías actuales son de mejor calidad y más grandes que antes. Aunque la autonomía de un smartphone dependa principalmente de la calidad de su batería, el uso que le demos puede también derrochar o ahorrar energía. ¡Back Market te presenta algunos trucos para que no te quedes tirado en el momento más inoportuno!

Mima tu batería

Hoy en día resulta muy complicado encontrar smartphones de gama alta con baterías extraíbles. También tienen problemas para garantizar un día completo de funcionamiento, aunque su capacidad media supere los 3.000 mAh. Además, se desgastan con el tiempo.

Para prolongar la vida de tu batería de ion de litio

• Evita que la carga esté por debajo del 5 %, ya que corres el riesgo de dañar las células de la batería;
• Realiza un ciclo de carga completo cada mes: para ello, utiliza tu smartphone hasta que la carga de la batería descienda hasta el 5 % y recárgala entonces hasta el 100 %. Esto te permitirá recalibrarla.
• Evita utilizar un cargador de tres al cuarto ya que, aunque caros no son, pueden llegar a ser nefastos para tu dispositivo. En efecto, un cargador de mala calidad no tendrá mecanismo de detención de la carga cuando la batería llegue al 100 %. Utiliza preferentemente el cargador original o un cargador certificado.
• Evita dejar tu smartphone cerca del fuego o tomando el sol. Tu batería te lo agradecerá.


Desactivar las funcionalidades más glotonas

Todo el mundo es un poco glotón (y yo el primero), y algunas funcionalidades del teléfono también lo son. Lo mejor es no dejar todas las funcionalidades de tu teléfono activas las 24 horas del día. No tiene sentido y es un auténtico derroche de energía. ¿Acaso dejas el motor de tu vehículo encendido todo el día? ¡Pues claro que no! Pues entonces…
No hace falta estar conectado todo el día al sistema GPS, ni estar conectado las 24 horas a la WiFi, ni utilizar el Bluetooth o el NFC todo el tiempo. Aprende a economizar y a utilizar estos servicios, no ya con parsimonia, sino con criterio. ¡Actívalos únicamente cuando los necesites!


Desactivar las funciones automáticas menos útiles

La pantalla es un elemento que consume una gran cantidad de energía. Es por ello que deberías acostumbrarte a ajustar el brillo a un nivel bajo pero cómodo (no vayas a dañar esos bonitos ojos). Estoy seguro de que eres capaz de aumentar manualmente el brillo solo cuando sea realmente necesario. ¡Ah! Y apaga la función de ajuste automático del brillo. Aunque Google Assistant sea realmente práctico, hay que reconocer que el malaje es un auténtico glotón. Si lo usas una vez cada 36 meses, a la hoguera.

Algunas aplicaciones abiertas en segundo plano pueden enviar y recibir datos utilizando el procesador de tu dispositivo. Lo mejor es cerrar cualquier aplicación activa que no uses cada 5 minutos. ¡Cuidado! Estoy vigilando. Puede parecer un poco simplón, pero incluso los sonidos y las vibraciones del teclado tiran de batería. Pero, sinceramente, ¿qué interés tiene emitir un bip o hacer vibrar el dispositivo cada vez que se pulsa una tecla? Respuesta: ¡ninguno! Pues lo dicho… a la basura. Y en esta misma línea, ¿por qué no desactivar la vibración al recibir una llamada (si es que no tienes el móvil en silencio, claro) y las vibraciones táctiles al navegar? Son poco (o nada) útiles, ¡así que suponen un malgasto de energía completamente evitable!

Para terminar, también puedes utilizar una aplicación «ahorrador de energía», como Battery Doctor, que te ayudará a ajustar tu smartphone Android de la mejor manera posible. ¿Y tú? ¿Tienes algún truco que quieras enseñarnos? ¿Cuál es la solución que mejor te funciona con tu smartphone?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.