iPhone X: un soplo de aire fresco en el país de las manzanas

Claramente hay un antes y un después del iPhone X en el universo smartphone. Primera innovación real de Apple después de un tiempo, el iPhone de 2017 llega después de una serie de actualizaciones incrementales, del iPhone 6 al iPhone 8 Plus. Desde su salida, marca el tono de sus sucesores, los iPhone XS, XS Max, XR y, más recientemente, la gama de iPhone 11. Diseño renovado con nuevos materiales, actualización de la pantalla y de la tecnología de desbloqueo. No hay duda de ello, Apple nos ha preparado un smartphone muy bueno.   

Evaluación global
4.5/5
Rendimiento y autonomía
4.1/5
Ergonomía y diseño
4.5/5
Pantalla y visualización
5/5
Multimédia
4.1/5
Impacto ecológico
3.5/5

Puntos fuertes

  • La pantalla sin bordes.
  • La potencia.
  • Cámara de fotos de calidad.

Puntos menos fuertes

  • El Face ID es menos práctico que Touch ID.
  • La autonomía es inferior a la de Android.
  • Las emisiones de CO2 son muy altas.

El iPhone X en resumen

Dimensiones:

143,3 x 70,9 x 7,7 mm

Tamaño de la pantalla:

5,8 pulgadas

Définición de la pantalla:

2436 x 1125

Monitor:

OLED

Capacidad de la batería:

2716 mAh

Formato de la tarjeta SIM: 

Nano

Microchip móvil:

Apple A11 Bionic

Memoria RAM:

3 GB

Capacidad de almacenamiento:

64 GB

Sensor de foto dorsal: 

12 Mpx

Sensor de foto frontal: 

7 Mpx

Peso: 

174 g

Un buen rendimiento pero una autonomía que se queda rezagada

4.1/5

Las prestaciones del iPhone X son comparables a las del iPhone 8 y 8 Plus. Puedes abrir o pasar de una aplicación a otra sin reducir la velocidad. Pero es cierto que el microchip de Apple A11 Bionic empieza a envejecer y corre el riesgo de recalentarse un poco si ejecutas juegos muy recientes (aviso para los jugadores de Fortnite).

En cambio, la autonomía no sigue el ritmo de los Android que han salido el mismo año, como el Galaxy Note 8 o OnePlus 5. El diez aguanta un día sin problemas, pero no esperes más. Y si te gusta la carga inalámbrica, tendrás que contar con 3 horas.

Un nuevo diseño que se ha hecho esperar

4.5/5

Aún más pantalla

Está claro que Apple ha escuchado las críticas que venimos haciendo desde hace años, ya que han cambiado por completo el diseño del iPhone X. La pantalla sin bordes  (que ocupa el 84% de la parte delantera) es bienvenida, incluso si  la muesca en la parte superior del teléfono puede interferir con la visualización de algunos contenidos. El reborde de acero permite un mejor agarre, pero no hace que el aparato sea más pesado con respecto a un Samsung S8. Y la parte trasera de cristal es todo un “lujo”. Los nuevos gestos de navegación que reemplazan el botón principal se vuelve rápidamente instintivos, pero dificultan el uso del teléfono con una sola mano.

iPhone X desde el frente

iPhone X por detrás

Pero menos botones

El botón principal no es el único elemento que desaparece, ya que se lleva al Touch ID con él. Es posible que lo eches de menos porque, aunque el reconocimiento facial Face ID funciona mejor que otros, sigue siendo menos cómodo y tarda más en abrirse. Sobre todo si dejas el teléfono tumbado en la mesa.

Para los¿?, también desapareció el Jack antiguo desde el iPhone 7, que Apple compensa con una conexión Bluetooth 5.0.

La parte posterior del teléfono no cambia demasiado en comparación con el iPhone 8 y 8 Plus y la encontrarás en dos colores solamente: gris sideral y blanco. Sí, deberías irte a Samsung u optar por un iPhone XR si quieres poner un poco de color entre tus dedos.

Y si quieres darle un baño, Apple no garantiza nada por debajo de 1 metro durante 30 minutos.

La muesca en la parte superior del teléfono contiene la tecnología Face ID

No hay ningún Jack a la vista…

Pantalla y visualización: nada que decir, son perfectas

5/5

El diez es el primer iPhone equipado con una pantalla OLED. Los colores buscan reflejar la realidad lo más fielmente posible, sin adornos (a diferencia de Samsung, es una opción) y parecen más contrastantes en comparación con una pantalla LCD.

Es también con este modelo que aparecen los animojis. Perfectos para ver qué cara tendrías si fueras un gato, un perro o un pato…

Un fotosensor doble entre los mejores de 2017

4.5/5

La cámara del iPhone X compite sin problemas con la del Huawei Mate 10 Pro lanzado el mismo año y famoso por la calidad de sus fotos. El zoom 2x y el modo retrato son muy buenos, incluso con baja luminosidad. El resultado parece incluso más natural.

En cuanto al vídeo,  puedes grabar en 4k a 60 fps sin ningún problema, en Full HD y a cámara lenta si lo deseas.

Por otro lado, el rendimiento de audio del smartphone es inferior al de la competencia. Sobre todo el altavoz, bastante delgado, no rivaliza con un Samsung S8. El iPhone X no es la mejor opción del mundo si quieres organizar una velada sin altavoces.

¿Y el planeta qué?

3.5/5
Huella de carbono: 2,5/5

El iPhone X no es el mejor desde este punto de vista, ya que las emisiones de CO2 desde la extracción de recursos hasta el final de su vida útil (79 kg) son superiores a las de los modelos más recientes (62 kg para el iPhone XR) y a las de los modelos más antiguos (57 kg para el iPhone 8).

Consumo de energía: 4/5

El procesador es anticuado, por lo que la pantalla y la batería son menos eficientes que en los modelos más nuevos, pero están en la media de un modelo lanzado en 2017.

Composición: 4/5

Los 58 g de acero inoxidable facilitan el reciclado.

Posibilidad de reparación: 3/5

La pantalla y la batería son más fáciles de reparar y reemplazar que en un Samsung Galaxy S9 o Huawei P20 Pro pero, en cuanto al resto del teléfono, los componentes independientes se conectan en conjuntos complejos que dificultan su reemplazo.

Puntos fuertes

  • La pantalla sin bordes.
  • La potencia.
  • Cámara de fotos de calidad.

Puntos menos fuertes

  • El Face ID es menos práctico que Touch ID.
  • La autonomía es inferior a la de Android.
  • Las emisiones de CO2 son muy altas.
Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.