teletrabajo

¿Cómo seguir motivados y productivos en teletrabajo?

Después de dos semanas de cuarentena parece que empezamos a hacernos a la idea de que esto se alarga… Tras la última decisión del gobierno de prolongar el estado de alarma el pasado domingo 22 de marzo, nos quedamos en casa un rato más, pero bueno, todo sea por acabar cuanto antes con el maldito corona…

Muchos ya le tienen cogido el truco a esto del teletrabajo, otros empiezan a replantearse la logística ahora que no queda otra. Cada vez, son más las empresas se suman a esta modernización forzada del medio de trabajo, pero ¿cómo hacer para no quedarnos atrapados entre la cama y el sofá y conseguir librarnos del pijama?

Para seguir siendo productivos, dentro de lo que cabe, es necesario ser más disciplinados que nunca y ponernos algunos retos o hábitos que hagan más llevadera la rutina. Os dejamos las 5 claves de Back Market para estos días:

1. Todo sigue igual (por la mañana, al menos).

Dentro de lo surrealista de la situación, para seguir funcionando, hay que pensar que por mucho que estemos en teletrabajo, cada día laboral es un día más. Por eso, lo mejor es seguir levantándonos a la misma hora que siempre (bueno, unos minutitos de cortesía no hacen daño a nadie, tampoco, pero 5 minutos más… no 3 horas, ejem). También, importante, salir del pijama y arreglarse un poco (puedes sacar tu mejor chándal, tampoco hay que ponerse de traje). Hay que evitar convertirse en una simbiosis con la cama, que puede acabar tragándonos para siempre jamás si no nos despegamos de las sábanas.

2. Hazte tu rincón / oficina.

Si eres de los que está solo en el piso, no será complicado encontrar un rinconcito tranquilo para trabajar con eficacia. Sin embargo, si como la mayoría, eres de los que tiene niños, mayores o compañeros de piso petardos, lo más importante va a ser que te busques un espacio dedicado exclusivamente a tu trabajo: tu nueva oficina ordenada y con acceso al wifi (el del vecino o el tuyo, pero que llegue).

Si no tienes un rincón para ti o un estudio, puedes simplemente esconderte en alguna de las habitaciones menos transitadas de la casa (nadie dijo que la bañera tuviera que estar siempre llena de agua). Si no hay mucho espacio, habrá que agudizar el ingenio y marcar un lugar como nuevo despacho, para poder separar la vida personal de la laboral.

3. Reuniones informativas en casa.

En estos días, no son pocos los que ven como les interrumpen una reunión sus compañeros de cuarentena. Por eso, para evitar que tu hijo entre gritando que necesitáis más papel higiénico o cualquier momento inapropiado, lo mejor es informar a los compañeros de piso, niños, pareja o seres que haya alrededor (suerte con el loro) de que vamos a empezar una reunión importante, de que tenemos varias llamadas ese día o de que necesitamos estar en silencio durante una hora. 

No es nada fácil, sobre todo cuando se empiezan a acumular los días. Por otro lado, siempre es un buen momento para que nuestros hijos vean cómo trabajemos y entiendan que no estamos de paseo cuando no nos quedamos en casa todas las mañanas…

4. Ordena y anticipa el tiempo

En esto, tenemos los dos extremos: los que se pierden y acaban mareando la agenda sin hacer nada estos días y los que, confundidos por no tener el momento de “vuelta a casa”, se pasan 15 horas delante del ordenador sin hacer descansos del trabajo. Es importante establecerse unos horarios y variar según los días de la semana el contenido u orden de las tareas para no perder la noción del tiempo. Los coordinadores o jefes de equipo pueden ayudar mucho en esta tarea, estudiando también las opciones de distribuir de forma diferente el trabajo según se continúe en jornada completa, media jornada o paro parcial.

Distribuir adecuadamente el trabajo y los horarios permite mantener el equilibrio entre vida privada y profesional, sacándole el máximo a cada día de trabajo también.

5. Seguir en contacto con la empresa, como sea…

Obviamente, todo jefe quiere comprobar estos días que sus equipos siguen estando organizados y productivos. 

Cuando el teletrabajo nos viene impuesto, como en este caso, no siempre existen los hábitos y dinámicas de comunicarse y coordinarse a distancia. Por eso, es muy importante utilizar canales que nos den la impresión de estar lo más cerca posible. Lo mejor, es optar por mensajería instantánea en programas como Skype, Slack o incluso WhatsApp y, si vemos que hay malentendidos o complicaciones a la hora de hacernos entender, una llamada vale más que mil mensajes. Serán lo más parecido a estar en la oficina con nuestros compañeros (para lo bueno y para lo malo, ahí queda).

Lo bueno de hablar algo más de lo normal por estos canales es que evita que el trabajador se sienta aislado o solo. Son días en los que habrá que insistir mucho en comunicar, informar de lo que estamos haciendo, del desarrollo de los proyectos y las decisiones tomadas. También es importante avisar de los momentos en los que no estaremos disponibles. Ya sea porque vamos a la compra, porque tenemos lío en casa o, simplemente, porque estamos descansando, es mejor que no dejemos a nadie esperándonos al otro lado de la pantalla o el teléfono.

Respetando unas reglas básicas, nos iremos acostumbrando a esto de quedarnos en casa para trabajar. Quién sabe…igual le acabamos cogiendo el gusto.

¿Necesitas material para tu ofi en casa?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.